Aceite de Motor Shell

Aceite de Motor Shell – Descubre el poder del Aceite de Motor Shell, diseñado para brindar una protección mejorada contra el desgaste y una resistencia excepcional a la descomposición térmica en condiciones de altas temperaturas de funcionamiento.

Experimenta el máximo rendimiento para tu motor.

Aceites de Motor Shell más vendidos

Ventajas del Aceite de Motor Shell

  1. Protección Mejorada del Motor: Garantiza una capa protectora sólida contra el desgaste, prolongando la vida del motor.
  2. Resistencia Térmica Avanzada: Mantiene su estabilidad incluso en las condiciones más exigentes de temperatura.
  3. Reducción de la Fricción: Contribuye a un funcionamiento más suave y eficiente al minimizar la fricción interna.
  4. Limpieza Activa del Motor: Combate depósitos y residuos para mantener el motor limpio y eficiente.
  5. Adaptabilidad a Diversas Condiciones: Funciona de manera eficaz en una variedad de entornos y estilos de conducción.
  6. Cumplimiento de Especificaciones Rigurosas: Supera las normativas recomendadas por los fabricantes para un rendimiento confiable.
  7. Estabilidad de Viscosidad: Mantiene una viscosidad constante para asegurar una lubricación óptima en todo momento.
  8. Compatibilidad con Sistemas Modernos: Cumple con los estándares de los motores más recientes y tecnologías avanzadas.
  9. Eficiencia en el Consumo de Combustible: Contribuye a un rendimiento económico al mejorar la eficiencia del combustible.
  10. Disponibilidad Global: Ampliamente disponible, garantizando un acceso conveniente para los conductores en todo el mundo.

Pasos para un Mantenimiento Efectivo

Sigue estos pasos para obtener el mejor rendimiento:

  1. Selección del Producto: Elige el tipo y viscosidad de Shell que se ajuste a las necesidades de tu motor y las recomendaciones del fabricante.
  2. Preparación del Motor: Calienta el motor brevemente para facilitar el drenaje del aceite usado.
  3. Drenaje del Aceite Antiguo: Retira el tapón de drenaje y deja que el aceite usado se drene completamente.
  4. Cambio del Filtro de Aceite: Sustituye el filtro antiguo por uno nuevo, aplicando un poco de aceite Shell en la junta.
  5. Añadir el Nuevo Aceite: Vierte el nuevo aceite Shell en el motor según las especificaciones del fabricante.
  6. Arranca el Motor: Enciende el motor, déjalo funcionar unos minutos y verifica el nivel de aceite.
  7. Inspección Final: Asegúrate de que no haya fugas y que todos los componentes estén en su lugar.
  8. Reciclaje del Aceite Usado: Lleva el aceite usado a un centro de reciclaje autorizado para un manejo ambientalmente responsable.

Recuerda seguir las recomendaciones del fabricante y el manual del propietario de tu vehículo. Si no te sientes cómodo haciendo este proceso, siempre es recomendable buscar la ayuda de un profesional.